LOS PREMIOS Y CASTIGOS CONDICIONAN TU AMOR

LOS PREMIOS Y CASTIGOS CONDICIONAN TU AMOR 

Yo sé, la anterior frase es un poco difícil de procesar, pues todos los padres anhelamos amar de manera incondicional a nuestros hijos. Sin embargo, en algunos momentos, nuestros hijos no lo perciben así.

Sentirlo y anhelarlo no es suficiente si quien recibe nuestro amor no lo vive como incondicional.

Los premios y castigos representan la condicionalidad en su máxima expresión.

«Me amas cuando me comporto como tú quieres»

Esta es la creencia después de recibir un castigo

Esa es una de las muchas creencias que se pueden formar en nuestros hijos cuando utilizamos los premios y castigos. Pues estos, juegan con la necesidad de ser aceptados y con tal de que los aprobemos harán lo que queramos, así no lo deseen.

¿Anhelas que tus hijos sean autónomos y tomen las mejores decisiones sin necesidad de sentirse amenazados?

Puedes haces estas tres cosas:

♦Suelta el control

♦Permite que vivan consecuencias naturales.

♦Refuerza a diario tu conexión con ellos.

«Si queremos que los niños sean capaces de obrar con una convicción personal de lo que es correcto, debemos reducir nuestro poder adulto y evitar lo más posible el uso de recompensas y castigos»

Constance Kamii

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.