ES MI NIÑA LA QUE (1)

ES MI NIÑA LA QUE GRITA 

Hiciste el compromiso de criar con respeto y de amar de manera incondicional pero de repente:

Te ves envuelta en una nube de culpa por haber lastimado a tus hijos…

No entiendes por qué es tan fácil vulnerar tu compromiso. Pues sin darte cuenta se té salen: gritos, juicios y miradas hirientes. Empiezas a sentir que no eres capaz de criar con respeto.

Déjame decirte algo…

¡NO ERES TÚ LA QUE GRITA!

Dentro de ti hay una niña que fue lastimada, o que no recibió lo que esperaba. Y ella es la causante de la mayoría de tus respuestas automáticas.

Y gritar a tus hijos es una de ellas.

En ocasiones no somos consciente de su existencia, porque tememos volver a sentir el dolor vivido.

«Pero solo porque la hayamos ignorado, no significa que no esté ahí”

La solución no es eliminarla, ignorarla o reprimirla. Por el contrario, la solución es: Escucharla, conectar con ella, abrazarla y darle lo que no recibió.

Amor, mirada, presencia, cuidado y respeto.

¿Cómo hago eso?

1.Préstale atención

No la ignores, escucha lo que te quiere decir.

2.Reconócela

Permítete sentir lo que siente.

3.Abrázala

Consiéntela, ámala, cuídala.

4.Ayúdale a sanar.

Acompáñala en los procesos de perdón..

¿Te gustaría aprender a conectar con tu niña interior?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.