Quiero estar sola

¡QUIERO ESTAR SOLA!

Una de las cosas que más extrañamos cuando nos convertimos en madres es la soledad. Bañarnos solas, leer solas, hacer ejercicio solas, ver la película que queramos sin preocuparnos por las palabrotas y las escenas no aptas para niños.

Y en ocasiones lo que más nos preocupa, no solo es no tener esos momentos de soledad, sino, además, sentirnos culpables por desearlos.

Voy a decirlo sin pelos en la lengua…

NO TE EXCUSES EN TUS HIJOS POR NO HACER LAS COSAS QUE QUIERES HACER

¡Si señora! Yo sé que las cosas cambian, pero lo que más cambia es nuestra actitud. Pensamos que es imposible buscar espacios de soledad, y si así lo creemos así será.

No te voy a regañar, te voy a proponer 3 cosas, las cuales cambiaron mis gafas de la señora «víctima» por las de la señora «responsabilízate de ti»(A veces me equivoco y me pongo las primeras Jajaja)

 

  1. Levántate 30 minutos antes para hacer algo que te apasione. Leer, hacer ejercicio, pintar, escribir, un spa en casa; cualquier cosa que te haga feliz.
  2. Cuando encuentres momentos de soledad, así sean cortos, no lleves tu celular contigo. Trata de dedicarte esos pocos minutos, para consentirte, escucharte y conocerte.
  3. Da pequeños pasos, tan pequeños que no puedas fallar. Lee dos páginas, camina dos cuadras, haz una oración o medita 3 minutos. Y a medida que lo vayas sintiendo incrementa la cantidad o el tiempo.

 

Te aseguro que estos pequeños cambios marcarán la diferencia en tu día a día, y te permitirán llenar tu tanque para poder dar a tus hijos lo que ellos necesitan

«Para que una madre realice adecuadamente sus funciones como madre, necesita estar en contacto con su propio sentido de «ser YO». Tiene que amarse a sí misma, lo que significa que aprueba cada parte de su ser»

John Bradshaw

 ¿Con cuál de los tres tips te comprometes a empezar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.