EDUCAR SIN

EDUCAR SIN CASTIGOS NO ES POSIBLE  

NO ES POSIBLE → Si antes no has sanado.

Pues si no has sanado tu infancia, esta influirá quieras o no en tu crianza…

¿Te ha pasado que gritas o incluso maltratas y luego no entiendes por qué lo hiciste?

Esto ocurre porque en nuestro inconsciente hay mucha información que nos hace reaccionar y nos impiden aplicar lo que en teoría sabemos.

En la teoría has aprendido que a los niños no se les golpea, no se les grita, no se les manipula. Pero en la practica, a veces siente que es necesario para que «aprendan».

Yo llegue a pensar lo mismo: ¿Cómo van a aprender sin vivir una consecuencia? Me preguntaba constantemente.

Hasta que comprendí que las consecuencias no eran el problema, sino el TIPO de consecuencias.

Los castigos muchas veces se disfrazan de consecuencias, pero en realidad hablan más de tu niña interior herida que de disciplina.

Los castigos en algunos casos creemos que son efectivos, sin embargo producen una grave consecuencia…

DESCONEXIÓN 

Podrías llegar a pensar que ese grito o palmada funcionó en ese momento, pero a futuro produce falta de confianza y desconexión hacia tus hijos.

Funciona por temor y no por amor ni convicción.

Así que antes de pensar en cómo dejar de castigar, mira hacia adentro y sana tu infancia, nunca es tarde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.