No todo es blanco o negro

NO TODO ES BLANCO O NEGRO

Antes de ser mamá, veía en la calle un niño sucio y decía: ¿En dónde estará la mamá de este niño? (en tono crítico).

 Si lo veía almorzando en un restaurante con una pantalla pensaba: “Yo nunca haré eso con mis hijos”. Y, creía que las fiestas infantiles debían ser 100% saludables y libres de todo tóxico maléfico.

Pero cuando fui mamá…

No voy a decir que todo cambió, porque no fue así. Lo qué cambió fue el personaje que acusaba.

Ya la madre malvada que necesitaba hablar con una amiga en el restaurante mientras su hija veía pantallas no era otra sino YO.

Aparentemente yo disfrutaba la conversación, pero por dentro venía la reina enemiga de las madres…

 Cuando elegimos hacer un juicio sobre algo o alguien automáticamente lo estamos atrayendo a nuestras vidas, es más, si logras verlo en el otro es porque de alguna manera está en ti…

Es por esto, que determinar lo que quieres para tu vida basándote en lo que no te gusta en otros no es lo ideal, pues al final terminarás atrayéndolo.

¿Qué hacemos para no sentir culpa?

Bueno, no te voy a engañar…

Que la vas a sentir la vas a sentir, pero esto puede ayudarte:

 

  1. Deja de juzgar a otras madres

Y esto te incluye a ti, deja de juzgarte a ti misma.

  1. No te compares, no somos iguales

No tenemos vidas iguales, hijos iguales, maridos iguales, trabajos iguales, mejor dicho, nada idéntico a otras personas

 

  1. Aligera tu carga

En la crianza no existen blancos o negros, no pretendas que todo salga perfecto SIEMPRE, elige las cosas que son claves para el desarrollo de tus hijos y practícalas en la mayoría de los casos, pero sé consciente de que habrá momentos en los que un helado lleno de azúcar podrá regalarles un momento muy especial.

 

  1. Escúchate

Yo sé que existe información muy valiosa en cuentas de crianza, libros, documentales y consejeros. Pero hay momentos en los que nos aturdimos y por verlo “perfecto” creemos que es imposible.

Escucharte requerirá de incluso apagar las voces de afuera para elegir lo que TÚ quieres hacer en determinada situación.

¿Y si te equivocas? Te levantas, aprendes y vuelves a intentarlo

¿Qué blanco o negro ha traído culpa a tu vida?

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.